28. hezbollah flag

Hezbollah: de la circunscripción uniterritorial a la multipolaridad de acción

Autora: Juncal Ferreira Fernández. Estudiante de Derecho y Relaciones Internacionales

RESUMEN

La actualidad geopolítica que gira en torno a las prácticas de Hezbollah no solamente nos obliga a aquellos que la estudiamos a hacerlo siempre con una mirada puesta en la historia y orígenes de la misma, sino también a concebir el contexto que la acompaña como radicalmente complejo y poliédrico.

ABSTRACT

The current geopolitics that revolves around the practices of Hezbollah not only forces those who study it to do so always with a look at the History and origins of it, but also to conceive of the context that accompanies it as radically complex and polyhedral.


Dicho lo anterior, la andadura de Hezbollah como organización terrorista y sus comienzos ya son, en muchas ocasiones, motivo de discusión doctrinal: a título personal considero que es más acertado remitir los orígenes al año 1982 con la invasión israelí en la zona sur del Líbano como detonante de un movimiento nacionalista de corte ideológico, religioso y político de la organización.
Sin embargo, Hezbollah no publicará un manifiesto hasta 1985, escribiendo su ideología y objetivos, que serán redefinidos en noviembre de 2009 suponiendo la ‘oficialización’ como actor terrorista internacional de ahí en adelante. No obstante, lo que hace que Hezbollah trascienda temporalmente en las últimas décadas e incluso que lo haga con una intensidad directamente proporcional a su multiplicación de focos de operaciones en Oriente Próximo, principalmente se debe a tres factores que suelen pasar desapercibidos:

El primero, reconocer su resiliencia, capacidad de salir incluso reforzada de los conflictos, carácter evolutivo y adaptativo (hacia una milicia y partido político).

En segundo lugar, su sustento gracias a un ‘sistema en red’ que implica la instrumentalización del terrorismo suicida, asesinatos de masas, y secuestros, entre otros, constituyendo principios rectores que emanan del manifiesto fundacional de la organización, en la mayoría de los casos incurriendo en un discurso victimista y agitador con la figura de ‘los oprimidos’ como eje vertebrador del texto: ese concepto de opresores (mustakbirin) y oprimidos (mustad’afin) fundamental para una correcta comprensión ideológica de Hezbollah se muestra muy próxima a la teoría marxista conocida y estudiada en Occidente.

El tercero, la dificultad de clasificación de la organización como ventaja estratégica a la hora de diversificar áreas de actividad originariamente más limitadas: puede entenderse como movimiento de resistencia (beligerante contra Israel y EE.UU.), como actor político (no olvidemos su actividad interna y gran repercusión parlamentaria a partir de la década de los 90), como movimiento social (a través de un juego entre servicios sociales a cambio de lealtad ciudadana) y como grupo terrorista (acepción más adecuada al estudio desde el punto de vista occidental).

Por este intento de acercamiento a las nociones conceptuales e históricas de Hezbollah, podría encuadrarse con el titular de: organización que evolucionó de una unipolaridad de actuación originaria circunscrita a un único territorio a una multipolaridad de líneas de acción. Ello quiere decir que, a pesar de que sus primeras actividades se basaran en estrategias de milicia armada contra el ejército del Estado de Israel, gradualmente fueron escalando tanto en violencia como en objetivos con expectativas transfronterizas por encima del propio Líbano e Israel: empleo de coches bomba en Reino Unido o Kuwait, secuestro de diferentes aviones de pasajeros y, dos aspectos más relevantes y punto de inflexión: (1) tras la guerra del 2006 con el Estado de Israel (que en realidad fue un conflicto entre Israel e Irán con Hezbollah como intermediario donde se usaron por primera vez misiles iraníes) su infraestructura quedó especialmente dañada, por lo que comenzaron a buscar en el narcotráfico en América Latina soluciones para sufragar sus actividades, y (2) gracias a la financiación iraní se vieron con suficiente recaudación económica para cumplir con creces el primer objetivo pero también para comenzar su actual programa de misiles de precisión.

En lo que respecta a este último año, cabe afirmar que la actitud bélica de Hezbollah en la región del sur del Líbano contra Israel ha vuelto a adoptar una agresividad peligrosa no sólo por la intensificación de intentos de penetración en el estado sionista sino por la dramática reubicación militar por parte de Israel en la zona norte del país dejando evidente que ahora Hezbollah ha superado en preocupación y protagonismo a Hamás y la Jihad Islámica en la franja de Gaza. Con todo, Siria como país afectado por la actividad terrorista de la organización que nos ocupa soporta el sufrimiento subyacente, y muchas veces olvidado por la opinión pública internacional, de que la guerra civil de 2011 no está terminada y la región todavía cuenta con la presencia de cascos azules e, importantísimo, crisis sanitaria y económica desde entonces.

Por lo acuñado en el párrafo anterior, se debe apelar a la prudencia en el territorio antes de calificar la situación como una conflicto militar abierto dado que: 1. Hezbollah no es lo que era en sus orígenes; 2. es más preocupante iniciar una guerra directamente con Hezbollah que con Irán, es decir, un conflicto con la organización terrorista sería notoriamente más dramático que entre la potencia iraní e Israel; 3. la dificultad que implica la orografía libanesa para desempeñar en el territorio un conflicto de esa magnitud (plena extensión montañosa minada y con túneles en su interior, con vegetación muy densa y una posición ventajosa para Hezbollah al estar en altura respecto de las fuerzas sionistas).

De todo ello se deduce que de las pocas soluciones para que esta crisis a la que somete Hezbollah llegue a término, que no vencer, implica necesariamente una incursión israelí terrestre tomando como referencia el río Litani para que, de alguna manera, la meseta ya no fuese asentamiento terrorista. Sin embargo, a nivel militar, Hezbollah cuenta con algo más de 250.000 misiles en donde, en torno a la mitad, cubren todo el Estado de Israel en alcance: para hacerse una idea acerca de porqué esta organización ha superado con creces tanto al Estado Islámico como a Hamás hay que decir que en la última guerra con esta última organización terrorista citada en 2014, la misma podía asumir una media de 2000 misiles diarios, desde luego con peor carga explosiva y precisión, sin embargo, Hezbollah en la guerra del 2006 ascendía ya a una media diaria de 3000.

Bandera de Hezbollah ondeando en Siria (2005). Foto de upyernoz en Foter.com / CC BY

Finalmente y recopilando el contenido de este análisis, la región del norte de Israel y sur del Líbano a corto plazo vivirá una de las etapas históricas más tensas de las últimas décadas que, en todo caso, ponen al país sionista en una encrucijada tanto militar como político-histórica que hacen evidentes dos realidades: la necesidad de que las fuerzas israelíes entren en territorio libanés para la destrucción de lanzaderas y la posibilidad de unión de Hamas a Hezbollah, quienes también desde hace dos años son financiados por Irán pudiendo extender el conflicto a la frontera siria, donde con la manifestación de cascos azules, la actuación de Israel quedaría mucho más limitada.

9 de diciembre de 2020

ISSN 2340 – 2482

Palabras clave: Hezbollah, terrorismo, Oriente Próximo, financiación militar.

Key words: Hezbollah, terrorism, Middle East, military funding

BIBLIOGRAFÍA

Amal Saad-Gorayeb, Hizbu’llah. Politics and Religion (Critical Studies on Islam). 2001

BEN-AMI, S.: Cicatrices de Guerra, Heridas de Paz. 2006.

Alagha, Hizbullah’s Documents: From the 1985 Open Letter to the 2009 manifiesto.2010.

Alfoneh, A. The Washington Institute for Near East Policy. 2016

Azani, E. Hezbollah: The Story of The Party of God. From revolution to institutionalization. 2009

Barbeì, E. El Estado como actor internacional: crisis y consolidacioìn del sistema de Estados. 1993

Bauer, D. S. Targeting Hezbollah’s Home-Front Finances. 2016

BBC. Profile: Lebanon’s Hezbollah movement. 2016

Beirut, E. B. Hezbollah 2016: ¿queì ha sido del grupo armado maìs poderoso de Oriente Medio?

Benjamin Weinthal, C. R. A Terrorist by Any Other Name. 2013

Bolton, K. M. U.S. National Security and Foreign Policymaking After 9/11: Present atthe Re-creation. 2007

Botta, P. La doble cara de Hezbollah. Programa de Estudios sobre el IraìnContemporaìneo (PEIC). 2016

Byman, D. L. Is Hezbollah less dangerous to the United States?. 2016

Canada, C. R. Hezbollah ‘dragging fires of Syria to our country’: Hariri. 2015

CAS and World Bank. Snapshot of Poverty and Labor Market outcomes in Lebanon. 2015

Casey L. Addis, C. M. Implications for Lebanon. Hezbollah: Background and Issues for Congress United States

Casilimas, C. A. Investigacioìn Cualitativa. Especializacioìn en teoriìa, meìtodos y teìcnicas de investigacioìn social. 1996

Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional. Monografiìas del CESEDEN. El oriente proìximo tras las crisis de el Liìbano. (M. d. EspanÞa, Ed.)Cervera, R. C. Dinaìmica de la Sociedad Internacional. (1993)

Choucair, C. AlJazeera Centre for Studies specialising in the Arab Mashreq (Levant)and Islamic Movements. 2016

Corteìs, F. B. (2013). El Liìbano ante el reto de la gestioìn de una insurgencia croìnica.Instituto EspanÞol de Estudios Estrateìgicos. 2013

Fuerzas de Defensa de Israel. Fuerzas de Defensa de Israel. Octubre de 2016, deHezbollah bajo el reìgimen de Nasrallah: 21 anÞos de Terror. 2007

Ghotme, R. Actores no estatales y la poliìtica internacional: el caso de Al – Qaedafrente a la hegemoniìa norteamericana. 2013

Goenega, A. Hezbollah. ¿una amenaza para el sistema consociacional libaneìs?.2007

Harik, J. P. (2006). Serving the UMMA – Hezbollah as Emplyer and WelfareOrganization. 2015


Hezbollah: de la circunscripción uniterritorial a la multipolaridad de acción by Juncal Ferreira Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email