ORGANIZACIÓN PARA EL FOMENTO DE LOS ESTUDIOS INTERNACIONALES

Violencia política y guerrillas en América Latina

Laura Moreno Rincón. Derecho y Relaciones Internacionales.

Mujer soldado de las fuerzas especiales. Fuente: IStock.com

RESUMEN

La política y los gobiernos son los mayores responsables del estado de una sociedad, donde el nivel de seguridad y estabilidad va a depender del tipo de política que se ejerza. De este modo, el bienestar social es un factor determinante de la situación de un país, ya que normalmente ocurre que en las sociedades donde más carencias hay, más inestables son, y esto está relacionado estrechamente con el tipo de sistema político que gobierne.

ABSTRACT

Politics and governments are the most responsible for the state of a society, where the level of security and stability will depend on the type of policy that is exercised. In this way, social well-being is a determining factor of the situation of a country, since it normally happens that in the societies where there are more deficiencies, the more unstable they are, and this is closely related to the type of political system that governs.

Violencia política en Latino América

La violencia política no es un fenómeno social nuevo: tiene tanta antigüedad como la historia. Sus manifestaciones, en cambio, han variado en diversos períodos históricos y en distintas sociedades. El termino mismo engloba una amplia gama de procesos (guerra, revoluciones, insurgencia, terrorismo, contra revoluciones, etc.), que tienen, sin embargo, un denominador común: el empleo de las armas para obtener objetivos políticos.

En el tiempo transcurrido desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, se han producido, sin embargo, cambios importantes en esta situación. Las explosiones atómicas iniciaron la posibilidad de un desarrollo tal de la tecnología militar, que la humanidad arriesga su supervivencia en un hipotético conflicto armado generalizado. En este contexto, el impedir nuevas guerras mundiales se ha convertido en un imperativo para las grandes potencias. En consecuencia, se han establecido nuevas instancias para resolver conflictos internacionales. La paz se ha transformado en un valor fundamental, simbolizado, por ejemplo, en las Naciones Unidas y en el principio de coexistencia pacífica.[1]

América Latina no ha estado al margen de esta situación que ha aparecido reiteradamente a través de su historia. Los países latinoamericanos consiguieron su independencia política, que les permitió convertirse en estados modernos, por medio de la guerra. Y, desde entonces, con mayor o menor intensidad, la violencia ha estado siempre presente en su escena política.

Las manifestaciones de violencia política en América Latina no son expresiones de terrorismo o de extremismo político, sino una forma embrionaria de lucha armada. El origen de esta lucha armada es la situación neocolonial que caracteriza al continente, en la que el poder imperial (los Estados Unidos, a través de los grupos locales con los que está aliado, básicamente alta burguesía y ejércitos) está dispuesto a impedir con las armas cualquier intento independentista.

Los grupos políticos antiimperialistas se encuentran, por lo tanto, en una situación que les imposibilita aspirar a llegar al poder sin un ejército de liberación que los apoye, provenga él de grupos guerrilleros o de sectores de los ejércitos regulares. Esto les impide actuar dentro de los marcos tradicionales de cualquier partido político occidental, acercándolos más a los movimientos de liberación de África o Asia. Es por eso que el uso de categorías políticas adecuadas para la descripción de los fenómenos de violencia en Europa, no se hace para entender la guerrilla latinoamericana, a la que ya no es posible ignorar o reducir a un problema marginal.[2]

El desarrollo económico y sus consecuencias en los ámbitos político y cultural, han generado una situación estructural diferentes que ha permitido mayor democratización del sistema político. Es en este contexto que se sostiene que es posible realizar tal programa de cambios sin violencia política.

Esto no impide, por cierto, que aun en estas circunstancias aparezcan grupos que propugnen y apliquen la violencia. Pero, si la violencia es innecesaria, aquellos que la proponen pueden ser considerados como extremistas, en la medida en que propugnan soluciones extremas para situaciones que no las requieren.

De modo general, podríamos afirmar que, en cualquier lugar del mundo, la mayoría de los grupos políticos que buscan resolver conflictos u obtener objetivos políticos, preferirán hacerlo de modo pacifico. El enorme costo social y económico que significa la violencia es algo que pocas poblaciones se pueden permitir ignorar. Sin embargo, en América Latina, en el transcurso de los últimos años, la violencia ha crecido y se ha generalizado.

¿Es que ha aumentado la cantidad de “extremistas” latinoamericanos? Esta parece ser la interpretación más frecuente de la mayoría de la prensa sobre los movimientos guerrilleros de la región, sobre todo, en el caso de los países del cono sur (Argentina, Chile, Uruguay), que siempre fueron considerados como los “más europeos” de América del Sur.

De esta manera, la política tiene un doble filo o una línea muy delgada entre servir como instrumento de gobierno y orden en una sociedad, siempre siguiendo las líneas de la democracia, y transformarse en un arma de verdad, oprimiendo a la población a vivir o a acatar regímenes que atentan contra todo concepto democrático, de igualdad y de derechos humanos. Y como consecuencia, las actuales guerrillas tienen sus orígenes ideológicos en corrientes extremistas del pasado.

Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y Sendero Luminoso

 Así las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), por ejemplo, surgen como un movimiento ligado a las autodefensas campesinas de tendencia liberal, que quisieron defender la propiedad de la tierra de los abusos de colonos privados y autoridades del gobierno, para luego convertirse en lo que son hoy: un movimiento insurgente armado, manteniendo en sus orígenes una lucha ideológica por la defensa de la tierra y en el transcurrir histórico se especializaron como grupo armado sin ninguna ideología clara.

Por otra parte, el Partido Comunista del Perú, conocido como Sendero Luminoso (PCP-SL), se constituye como otra organización subversiva y terrorista, que en mayo de 1980 desencadenó un conflicto armado contra el Estado y la sociedad peruana. El PCP-Sendero Luminoso es el resultado de una larga depuración dogmática, vanguardista (sectaria) y violenta, que tiene sus raíces en el marxismo-leninismo. Desde muy temprano, el marxismo se prestó a diferentes interpretaciones. Si seguimos la pista de las interpretaciones más «duras», encontraremos los antecedentes de SL, que aparecen por lo demás en la definición misma de esa organización como «marxista-leninista-maoísta».

Conclusión

Existe una diferencia entre la creencia radical (radicalismo) y la acción radical, tanto en una como en otra hay una diferencia de intensidad, ya sea desde una opinión neutral, hasta una obligación moral en el radicalismo; como desde una acción inerte hacia acciones radicales propiamente dichas. Del mismo modo, se ha de tener en cuenta que existe tanto un radicalismo no violento, como uno violento; y este no necesariamente implica realizar actos extremistas. Asimismo, hay quienes cometen estos actos y no se encuentran radicalizados políticamente.


[1] JUDITH LARSON “La guerrilla en América Latina, ¿terrorismo o guerra popular?” ISSN 0210-2862, ISSN-e 2013-9004, Nº 7, 1977 https://ddd.uab.cat/pub/papers/02102862n7/02102862n7p91.pdf

[2] MAURICIO RUBIO “Violencia política y crimen organizado en América Latina” https://gcivil.orex.es/local_repository/koha_upload/5185617c8933512ed677255ddf7d120b_DOSSIER.%20Violencia%20pol%C3%ADtica%20y%20crimen%20organizado%20en%20Am%C3%A9rica%20Latina.pdf

28 Octubre 2022

ISSN 2340 – 2482

BIBLIOGRAFÍA

JUDITH LARSON “La guerrilla en América Latina, ¿terrorismo o guerra popular?” ISSN 0210-2862, ISSN-e 2013-9004, Nº 7, 1977 https://ddd.uab.cat/pub/papers/02102862n7/02102862n7p91.pdf

MAURICIO RUBIO “Violencia política y crimen organizado en América Latina” https://gcivil.orex.es/local_repository/koha_upload/5185617c8933512ed677255ddf7d120b_DOSSIER.%20Violencia%20pol%C3%ADtica%20y%20crimen%20organizado%20en%20Am%C3%A9rica%20Latina.pdf

VIOLENCIA POLÍTICA Y GUERRILLAS EN AMÉRICA LATINA por Laura Moreno Rincón. está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional .

COMPARTE ESTE POST