¿La deslocalización ha muerto?

Autor: Pablo G. Pachá. Estudiante de Relaciones Internacionales y Economía

Fotografía recuperada de: Flickr

RESUMEN

La pandemia de la Covid-19 y la Guerra en Ucrania son dos grandes acontecimientos históricos fascinantemente inusuales, por su proximidad temporal entre sí. Estos dos acontecimientos han cimentado un cambio en el paradigma global, alterando el orden mundial, revirtiendo la globalización de nuevo en un posible sistema de bloques y proyectándonos a un pasado nostálgico de la guerra fría. Consecuentemente, se han iniciado fenómenos como la relocalización, por el que los países europeos están debatiéndose por la vuelta de industrias claves, de tal forma que la autonomía estratégica de la Unión no peligre.

Palabras clave: Pandemia, orden mundial, Ucrania, deslocalización.

ABSTRACT

The Covid-19 pandemic and the Ukrainian war are two surprisingly unusual major historical events, due to their temporal proximity to each other. These two events have settled a shift in the global paradigm, altering the world order, reversing globalization back into a possible bloc system and projecting us back to a nostalgic past of the cold war. Consequently, phenomena such as reshoring have begun, in which European countries are debating for the return of key industries, in such a way that the strategic autonomy of the EU won´t be endangered.

Key words: Pandemy, World order, Ukraine, offshoring.

Tras la entrada de China en la OMC el 11 de diciembre de 2001, la globalización tomó un nuevo impulso con el auge de la deslocalización industrial de fábricas manufactureras a Asia. Desde entonces, el número de empresas que decidieron deslocalizar fases del proceso productivo o toda la cadena de producción a Asia, especialmente a China, ha ido en aumento exponencial. Esto ocurrió en buena medida por los irrisorios costes laborales y una protección medioambiental laxa, unido a un desarrollo tecnológico suficientemente capaz para que en el siglo XXI se viviera una fiebre deslocalizadora. 

No obstante, esta tendencia ha comenzado a revertirse. En el plano empresarial, las razones que dieron lugar en un primer momento a la deslocalización ya no son tan marcadas. Por un lado, los costes laborales entre Occidente y Asia se han ido equilibrando, así como la normativa laboral y protección medioambiental se han desarrollado en estos países. Por otro lado, la mayor demanda de personalización del producto y la rápida adaptación al lujo, chocan frontalmente con el proceso de deslocalización por las barreras culturales e idiomáticas.

Estas causas han provocado la aparición de un fenómeno conocido como relocalización, que consiste en replantear la localización de una industria previamente deslocalizada. La relocalización se ve favorecida por múltiples factores, además de los ya mencionados, como la falta de flexibilidad ante necesidades urgentes, cambio de dinámica de los mercados, avances en la automatización y robotización de los procesos o la protección de patentes industriales. La relocalización puede darse de múltiples formas: bien sea deslocalizando nuevamente hacia una zona geográfica también lejana de la matriz (reshoring); o a otros países con condiciones similares más cercano (nearshoring). Existe una tercera opción, en la que nos enfocaremos, que sería traer la producción de vuelta al país de origen (backshoring).

Dicho fenómeno comenzó tras la crisis de 2008, donde hubo una caída en la demanda, que llevó a diversas empresas a reorganizar su tejido productivo, no obstante, este cambio de tendencia ha sido mucho más acusado tras la crisis sanitaria de la Covid-19. La falta de suministro de mascarillas durante las primeras semanas de la pandemia dejaron entrever las grandes deficiencias en la capacidad industrial europea, fruto de la globalización, que destacaban las vulnerabilidades estratégicas del continente. La economía europea se vio gravemente afectada por el cierre de las fábricas y la distribución de diversos productos sanitarios chinos, que abastecían a Europa, provocando un desabastecimiento general crítico.

Esto fomentó a los líderes europeos y a la Comisión a buscar reactivar el tejido industrial europeo, esencialmente en aquellos sectores o productos de alto valor estratégico, de hecho, la Eurocámara pidió en noviembre de 2020 la atracción de industrias a la UE, para “aumentar, fortalecer y fomentar la relocalización” de producciones estratégicas, para evitar el riesgo de desabastecimiento en situaciones de crisis, de tal forma que la autonomía estratégica de la Unión no peligrase

Concretamente ha destacado el mensaje que envió Thierry Breton, comisario europeo para el Mercado Interior, de que “la crisis del coronavirus servirá como un acelerador para la transición ecológica y digital, y para relanzar la industria y relocalizar sectores estratégicos de la UE en aras de una globalización más equilibrada” . Este mensaje hizo eco del olvidado proyecto de la Comisión del 2014, Por un renacimiento industrial europeo. Que proyecto instaba a la adopción de medidas en el mercado interior y a escala internacional, con el fin de garantizar el acceso a la energía y las materias primas a precios asequibles; para alcanzar los objetivos de innovación, inversión y reindustrialización, en el renacimiento industrial europeo. Aunque dicho proyecto fue diseñado para sofocar el desgaste económico causado por la crisis del 2008, tiene mucho más sentido ahora que el fenómeno de la relocalización está más presente.

La relocalización a Europa, aunque todavía no está muy extendida, traería múltiples ventajas competitivas y estratégicas. Además de proteger la autonomía estratégica de la Unión, podría recuperar una fuerza industrial debilitada, que se derivó a otros países en vías de desarrollo, así como crear empleo y generar estabilidad en regiones tradicionalmente industrializadas y que fueron abandonadas por la globalización. Un ejemplo de estas políticas es la Ley Europea de chips, que busca garantizar la producción de microchips en la UE, para erradicar la dependencia china, y solventar los fallos en la cadena de suministros por la escasez de productos en otros sectores conectados como el de la automoción.

Ahora bien, es poco plausible plantearse un retroceso en la globalización de tal magnitud que pudiera ser el fin de la deslocalización. La UE desea y se esfuerza por el retorno de la industria en sectores claves, pero en ningún momento plantea revertir todo el proceso de deslocalización que tan positivas consecuencias tiene para Europa. A través de la deslocalización, la UE busca que aumente el empleo y la renta en países en vías de desarrollo, lo que podría favorecer la democratización y aumentar los lazos con la Unión, o al menos esa ha sido la política de la Unión con China hasta la pandemia. Podemos concluir entonces que, a pesar del novedoso fenómeno de la relocalización que recibe la UE con las manos abiertas, el fin de la deslocalización está todavía lejos de verse.

27 Abril 2022

ISSN 2340 – 2482

BIBLIOGRAFÍA

Ángel, M. (2019, 19 enero). Qué es la Relocalización ¿La Deslocalización Ha Muerto? Librecambio. https://librecambio.es/comercio-exterior-opinion/la-deslocalizacion-ha-muerto-relocalizacion/

Carrasco, L. (2022, 3 febrero). Relocalización para generar nuevas oportunidades en el sector industrial. Tu empleo. https://blog.infoempleo.com/a/relocalizacion-para-generar-nuevas-oportunidades-en-el-sector-industrial/

Comisión Europea. (2014). Por un renacimiento industrial europeo. http://publications.europa.eu/resource/cellar/20ec3bbb-2412-4683-8fb4-0b3c8a8a49d2.0007.02/DOC_1

Contreras, M. F. M., Redín, L. B., Fratocchi, L., & Leporati, M. (2021, 17 febrero). La covid-19 propicia revertir las deslocalizaciones de empresas. The Conversation. https://theconversation.com/la-covid-19-propicia-revertir-las-deslocalizaciones-de-empresas-154875

Costantini, L. (2016, 11 junio). La industria deslocalizada regresa de la mano de los robots. El País. https://elpais.com/economia/2016/06/06/actualidad/1465233181_184904.html

de la Cigoña, J. R. F. (2021, 20 septiembre). ¿Relocalización? Nueva tendencia de moda en muchos de los sectores industriales. Sage Advice España. https://www.sage.com/es-es/blog/relocalizacion-nueva-tendencia-sectores-industriales/#:%7E:text=La%20inclusi%C3%B3n%20del%20prefijo%20re,revertir%20una%20deslocalizaci%C3%B3n%20antes%20realizada

E. (2020, 24 abril). La Comisión Europea quiere aprovechar la crisis del coronavirus para relocalizar industrias estratégicas. EXPANSION. https://www.expansion.com/economia/2020/04/24/5ea2d718e5fdea5a658b465a.html

Europa Press. (2020, 27 noviembre). La Eurocámara pide medidas para «atraer industrias» a la UE y relocalizar producciones estratégicas. europapress.es. https://www.europapress.es/economia/noticia-eurocamara-pide-medidas-atraer-industrias-ue-relocalizar-producciones-estrategicas-20201127141707.html

Fernández, H. (2022, 19 febrero). ¿Qué es la deslocalización? Concepto y consecuencias en la economía. Economía TIC. https://economiatic.com/que-es-la-deslocalizacion/

Goula, J. (2012, 22 abril). La compleja relocalización industrial. Fundació factor humà. https://factorhuma.org/es/actualitat/noticias/9442-la-compleja-relocalizacion-industrial-

Laxe, F. G. (2007, 28 abril). Los problemas de la deslocalizaciÃ3n. El País. https://elpais.com/diario/2007/04/28/galicia/1177755495_850215.html

Peral, C. M. (2022, 2 febrero). Parte 2: Relocalización Industrial. Orígenes Y Oportunidades. CADE Engineered Technologies. https://cadeengineering.com/es/parte-2-relocalizacion-industrial/

Porteiro, C. (2020, 31 mayo). Europa empieza a dar la espalda a China para relocalizar producción. La Voz de Galicia. https://www.lavozdegalicia.es/noticia/mercados/2020/05/31/europa-empieza-dar-espalda-china-relocalizar-produccion/0003_202005SM31P10991.htm

Licencia de Creative Commons

¿La deslocalización ha muerto? by Pablo G. Pachá is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email