Cachemira: El eterno conflicto entre India y Pakistán (y China)

Autor: Juan Carlos Arduengo. Estudiante de Ciencias Políticas y Derecho.

RESUMEN

Desde 1947 la región de Cachemira sufre episodios de violencia indiscriminada fruto de las disputas territoriales entre India y Pakistán. Antaño un principado independiente, hoy es víctima de los deseos de ambos países de controlar la región y obtener sus valiosos recursos hídricos. Además, un tercer participante en el conflicto se esfuerza en pasar desapercibido a pesar de tener importantes intereses estratégicos en la región: China. Un conflicto que Pakistán busca internacionalizar pero que la India reduce a lo regional, lo que dificulta aún más el fin de la violencia en Cachemira.

ABSTRACT

Since 1947 Kashmir has suffered violence from the territorial disputes between Pakistan and India. Once an independent principality, today Kashmir is the victim of both countries’ desires to control the region and its valuable water resources. Furthermore, a third participant who doesn’t want to be part of the conflict despite its interests in the region has appeared: China. Kashmir´s conflict is a conflict that Pakistan is struggling to internationalize while India wants to reduce it to a regional dispute which makes the end of the violence even more difficult.

El pasado 14 de diciembre tres policías indios fueron asesinados en un ataque terrorista en la capital del estado indio de Jammu y Cachemira, perteneciente a la antigua Cachemira, una región antaño independiente que en 1947 fue anexionada a la India.

Cachemira es una región del norte de India y Pakistán que quedó fuera de la partición que el Imperio Británico llevo a cabo cuando abandonó el subcontinente indio. Esto se debía a que el estatus de Cachemira como principado le permitió disfrutar de cierta autonomía bajo el mando británico. Además, Cachemira a pesar de tener una mayoría musulmana se encontraba gobernada por hindúes. Así, quedó a decisión del Maharajá de Cachemira decidir a que nueva nación se uniría ya que tanto Pakistán como la India eran opciones viables para integrar la región puesto que Pakistán es un país musulmán y la India es un estado laico.

Sin embargo, en 1947, ante la inacción del Maharajá (que abogaba por la independencia), Pakistán lanzó la Operación Gulmarg con el fin de tomar Cachemira por la fuerza. Ante la invasión, el Maharajá aceptó la ayuda de la India a cambio de integrarse en la unión. A pesar de que la anexión fue legítima a ojos de la ONU, el conflicto no finalizó hasta 1949 cuando se trazó una línea de alto al fuego en la región que dividió la zona norte bajo control pakistaní y los estados de Jammu y Cachemira y Laksha bajo dominio indio. Sin embargo, la violencia no finalizó, consolidándose como un conflicto más en la tensa relación entre Pakistán y la India.

Map of Jammu and Kaschmir. Foto recuperada de Wikimedia Commons

Pero, ¿cuáles son los motivos por los que ambos países desean controlar la región? Por su parte, Pakistán argumenta que la mayoría musulmana debe pertenecer a Pakistán y no estar gobernada por una minoría hindú. Sin embargo, es importante reconocer el valor estratégico de la región. En Cachemira se encuentran los grandes glaciares que nutren los ríos de la región, en especial el Indo, que recorre Pakistán siendo la fuente más importante de agua de la región. Para ello, Pakistán está intentando internacionalizar el conflicto con el fin de que la ONU vuelva a pronunciarse sobre el tema. Y es que el gobierno de Pakistán alega el incumplimiento de la Resolución 47/1949 del Consejo de Seguridad de la ONU que requiere a la India de convocar un referéndum sobre la pertenencia de Cachemira. Un referéndum que parece inclinarse desfavorablemente para la India debido a la mayoría musulmana y por ello reclamado por Pakistán.

Por su lado, la India defiende que a pesar de que Cachemira sea de mayoría musulmana, esta puede integrarse en la unión debido al carácter laico del Estado indio. Así mismo, los glaciares y los recursos hídricos suponen un aliciente más atractivo para el control de Cachemira. En cuanto a la internacionalización del Conflicto, la India ha optado por la bilateralidad del conflicto, es decir, reducirlo a un conflicto entre la India y Pakistán rechazando cualquier intervención ajena.

Por si fuera poco, China también es parte del conflicto pues no solo comparte frontera con Cachemira sino que ha ocupado partes de la región: Aksai Chin en la zona controlada por India y el Valle de Shaksgam en la parte ocupada por Pakistán. La posición de China es una posición ambigua y controvertida porque mientras que ha llevado múltiples veces el asunto al Consejo de Seguridad de la ONU, defiende la bilateralidad del conflicto, ocultando sus intereses. Y es que la participación de China ha sido poco analizada o valorada a pesar de ser un aliado fundamental de Pakistán. Si bien no ha intervenido directamente, China y Pakistán poseen una alianza que dota a Pakistán de grandes recursos a cambio de la construcción del Corredor Económico Chino-Pakistaní. Cachemira siempre fue una región fundamental para el comercio siendo una puerta de entrada al subcontinente indio. Esta ventaja estratégica es lo que mantiene a China interesada en la región ya que una Cachemira pakistaní le sería mucho más beneficiosa para sus intereses en la región y sus rutas comerciales hacia el Mar Arábigo.

El conflicto se encuentra ahora mismo afectado por el creciente nacionalismo hindú y las políticas de Narendra Modhi. En primer lugar, el fin de la autonomía de Cachemira que conservaba un estatus especial dentro de la India supone una mayor presencia de Nueva Delhi en la región. En segundo lugar, la Ley de la Enmienda a la Ciudadanía, que otorga la nacionalidad india a todas aquellas minorías religiosas perseguidas en Pakistán, Bangladesh y Afganistán. Esta ley, profundamente anti-musulmana busca fomentar el sentimiento pro-indio en las regiones con mayoría musulmana de la India como Cachemira. Por su parte Pakistán acusa de terrorismo de Estado a la India y denuncia el maltrato de los musulmanes en la región a la vez que financia el terrorismo islámico y secesionista. 

En conclusión, un conflicto complejo en el que los intereses nacionales priman sobre los habitantes de Cachemira, a los que se les niega por parte de la India un referéndum solicitado por la ONU. Si bien el futuro es incierto, el nacionalismo hindú y el terrorismo islámico no son buenos compañeros del diálogo poniendo no sólo en riesgo la seguridad regional sino la paz internacional.

29 de diciembre de 2021

ISSN 2340 – 2482

BIBLIOGRAFÍA

  • Chinoy, S. R. (2020, 13 noviembre). The Forgotten Fact of “China-Occupied Kashmir”. Manohar Parrikar Institute for Defence Studies and Analysis. Recuperado 26 de diciembre de 2021, de https://www.idsa.in/specialfeature/forgotten-fact-of-china-occupied-kashmir-srchinoy-131120
  • Sardiña, M. (2019, 13 diciembre). Indignación en India por la aprobación de una ley de ciudadanía que excluye a los musulmanes. France 24. https://www.france24.com/es/20191213-indignaci%C3%B3n-en-india-por-la-aprobaci%C3%B3n-de-una-ley-de-ciudadan%C3%ADa-que-excluye-a-los-musulmanes
  • Uddin, I. (2020, 22 agosto). Pakistán señala a India de cometer «terrorismo de Estado» en Cachemira. Agencia Anadolu. https://www.aa.com.tr/es/mundo/pakist%C3%A1n-se%C3%B1ala-a-india-de-cometer-terrorismo-de-estado-en-cachemira/1949675
Licencia de Creative Commons
Cachemira: El conflicto eterno entre India y Pakistán (y China) by Juan Carlos Arduengo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email