Rusia como agente de desestabilización de la Unión Europea. Los casos de Francia, Alemania y las elecciones al Parlamento Europeo de 2019

Autora: Paola Gálvez Hernández. Estudiante de Relaciones Internacionales y Economía

RESUMEN

Este artículo trata sobre la injerencia rusa en los procesos electorales de los países europeos. Analizar la influencia de Rusia en las elecciones presidenciales de Francia y Alemania, así como en las elecciones al Parlamento Europeo de 2019 ha sido el principal objeto de estudio. Dentro de este objetivo, se han señalado las diferentes estrategias que emplea Rusia para interferir en estos procesos, desde ataques cibernéticos hasta la difusión de noticias falsas a través de medios de comunicación prorrusos pasando por préstamos para financiar las campañas de aquellos candidatos que satisfacen sus intereses. Finalmente, se ha puesto de manifiesto que los esfuerzos de la Unión Europea para proteger la democracia no son suficientes.

ABSTRACT

This article focuses on the Russian interference in the democratic processes of European countries. Analyzing the Russian interference in the presidential elections of France and Germany, as well as in the European Parlament elections of 2019, has been the main subject of study. To do so, different strategies that have been employed by Russia in order to interfere in these processes have been pointed out. These range from cybernetic attacks to the promulgation of fake news or the financing of the electoral campaigns of those candidates whose interests align with the Russian government’s. To conclude, this article highlights the inefficacy of the efforts of the European Union that aim at protecting democracy.

Para entender los motivos por los que Rusia quiere desestabilizar a la Unión Europea hay que atender el modelo político que Putin implantó tras su llegada al ejecutivo: “el putinismo”. Este sistema critica que la universalización de los valores occidentales y, por tanto, europeos, implica una pérdida de la cultura de base para aquellas naciones que se ven obligadas a asumirlos como propios. Putin afirma que la defensa de la libertad universal por parte de Occidente no se trata de una victoria moral, sino de un pretexto para justificar su injerencia en los asuntos internos de otros Estados y ampliar su “esfera de influencia” (Krastev & Holmes, 2019). A partir de este discurso en el que la Unión Europea se presenta como el enemigo y el causante de la humillación y la pérdida territorial tras la desintegración de la Unión Soviética, el ejecutivo ruso pretende generar un sentimiento de aversión hacia la Unión Europea en las antiguas repúblicas soviéticas para recuperar el prestigio internacional mediante el proceso de “reimperialización”.

Vladimir Putin. Photo by Gregroose on pixabay.com

La Unión Europea y Rusia representan dos formas profundamente antagónicas de entender el orden mundial. Mientras que el objetivo principal de la Unión Europea es apoyar el desarrollo de la democracia y la gradual integración en el mercado europeo de los países que conforman el Este de Europa y de aquellos situados en el Sur del Cáucaso, Rusia busca desestabilizar a los países que aspiran a acercarse a la Unión Europea y a la OTAN para mantener así su «zona de influencia» (Milosevich-Juaristi, 2016). En este contexto, Rusia ha puesto en marcha diversas campañas de desinformación para interferir en los procesos electorales europeos en beneficio de partidos que están en contra del orden liberal internacional, ya que la Unión Europea es un sujeto de las relaciones internacionales que, dado su importante poder de influencia, supone una amenaza para sus intereses geoestratégicos (Milosevich-Juaristi, 2018). Desde Europa se han denunciado numerosos casos de injerencia rusa, entre los que cabe destacar la campaña pro-brexit, las elecciones presidenciales en Francia y Alemania y el referéndum catalán entre otros.

En Francia, como medida para proteger la infraestructura electoral de ciberataques rusos, la Agencia Nacional de Ciberseguridad de Francia (ANSSI) decidió que el voto electrónico, prohibido en Francia desde 2012, con la excepción de para los votantes franceses que se encontraban en el extranjero, quedaba prohibido. Por su parte, el equipo de inteligencia del partido EnMarche de Emmanuel Macron intentó paliar la difusión de noticias falsas que se difundían a través de redes sociales y medios de comunicación rusos -Sputnik France y RT France- acerca de este candidato. A pesar de estas medidas preventivas se filtró información confidencial del partido y se atacaron los correos electrónicos del personal de campaña de Macron (Maurer & Brattberg, 2021). Estos ataques fueron atribuidos a Pawn Storm, un grupo de hackers rusos al que las agencias de inteligencia estadounidense responsabilizan del ciberataque al Comité Nacional Demócrata que debilitó la campaña de Hilary Clinton con la filtración de miles de correos electrónicos en las elecciones estadounidenses de 2016 (Hosenball, Menn & Walcott, 2016).

Al mismo tiempo, el partido de Marin LePen recibió un préstamo por parte de un banco ruso para impulsar su campaña. Esta estrategia también fue utilizada en la campaña pro-brexit, en la que un grupo de oligarcas rusos estrechamente vinculados al régimen de Putin financiaron al partido conservador para respaldar dicha campaña según consta en el informe realizado por un comité independiente del parlamento británico (Ellehuus & Ruy, 2020).

En lo que se refiere a la injerencia rusa en Alemania cabe destacar el ascenso del partido nacionalista Alternativa para Alemania (AfD) en las elecciones de 2017, pues se ha convertido en el primer partido de ultraderecha en ingresar en el legislativo desde la Segunda Guerra Mundial, obteniendo un 13% de los votos. En este caso, no hubo una intromisión rusa en el proceso electoral, sino que el Kremlin se sirvió del soft power para debilitar el partido Unión Demócrata Cristiana de Ángela Merkel. Así, y beneficiándose de que más de un tercio de los votantes de AfD son de habla rusa, los medios de comunicación patrocinados por el gobierno ruso ofrecieron una visión alternativa de la realidad alemana, a menudo presentando la vida bajo la canciller Angela Merkel como peligrosa y antidemocrática, mientras afirmaban que estos votantes pertenecían al “mundo ruso” (Shuster, 2017).

El éxito de la maquinaria propagandística rusa resulta evidente si atendemos a los resultados de las elecciones del Parlamento Europeo de 2019. Como se puede observar en la Figura 1 y 2, los partidos más votados en Italia y Francia fueron Liga Norte (LN) y Agrupación Francesa (RN), ambos de ultraderecha y euroescépticos. En cuanto a Alemania, el partido de ultraderecha AfD obtuvo 4 escaños más que en las elecciones de 2014 si comparamos la Figura 3 y 4. Asimismo, los partidos nacionalistas, agrupados en Identidad y Democracia, han pasado a constituir la quinta fuerza más influyente del Parlamento Europeo tras la salida de Reino Unido al situarse solo un escaño por detrás de Los Verdes (Figura 5). Todos estos datos ponen de manifiesto que Rusia se ha convertido en una amenaza significativa y persistente para la seguridad de Europa.

Figura 1. Fuente: Parlamento europeo (Parlamento Europeo, 2019)
Figura 2. Fuente: Parlamento europeo (Parlamento Europeo, 2019)
Figura 3. Fuente: Parlamento europeo (Parlamento Europeo, 2019)
Figura 4. Fuente: Parlamento europeo (Parlamento Europeo, 2019)

Figura 5. Fuente: Parlamento europeo (Parlamento Europeo, 2019)

Finalmente, es evidente que el auge de los nacionalismos ha traído consigo problemas de unidad política europea y fragmentación en cuestiones fundamentales para la continuidad de Europa. Por ello, la Unión Europea ha puesto en marcha múltiples iniciativas para detectar y combatir las campañas de desinformación rusas a través de Internet como son la creación del Centro Europeo de Excelencia de Amenazas Híbridas en 2017 y el Grupo de Trabajo de East Stratcom Task Force. Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, Rusia sigue atacando a los sistemas democráticos europeos. Además, el rápido avance de la tecnología artificial hará que la próxima oleada de desinformación sea incluso más sofisticada y difícil de detectar, lo que lleva a preguntarse si las acciones emprendidas por los países europeos individualmente y la Unión Europea son suficientes para proteger nuestras democracias.

22 de septiembre de 2021

ISSN 2340 – 2482

BIBLIOGRAFÍA

Brattberg, E., & Maurer, T. (2018, 23 mayo). Russian Election Interference: Europe’s Counter to Fake News and Cyber Attacks. Carnegie Endowment for International Peace. https://carnegieendowment.org/2018/05/23/russian-election-interference-europe-s-counter-to- fake-news-and-cyber-attacks-pub-76435

Ellehuus, R., & Ruy, D. (2020, 21 julio). Did Russia Influence Brexit? center for strategic and international studies. https://www.csis.org/blogs/brexit-bits-bobs-and-blogs/did-russia- influence-brexit

Hosenball, M., Menn, J., & Walcott, J. (2016, 29 julio). Clinton campaign also hacked in attacks on Democrats. Thomson Reuters. https://www.reuters.com/article/us-usa-cyber-democrats- investigation-exc-idUSKCN1092HK

Krastev, I., & Holmes, S. (2019). La luz que se apaga: Cómo Occidente ganó la Guerra Fría pero perdió la paz. Debate.

Milosevich-Juaristi., M. (2016, 15 julio). El proceso de “reimperialización” de Rusia, 2000– 2016. Real Instituto Elcano. http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONT EXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/dt11-2016-milosevichjuaristi-proceso-reimperializacion- rusia-2000-2016

Milosevich-Juaristi, M. (2018, 1 marzo). La UE y Rusia: entre la confrontación y la interdependencia. Real Instituto Elcano. http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONT EXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/ari27-2018-milosevichjuaristi-ue-rusia-confrontacion- interdependencia

Parlamento Europeo. (2019, 24 junio). Escaños obtenidos por Alemania en el Parlamento Europeo en las elecciones de 2019. Parlamento de la Unión Europea. https://www.europarl.europa.eu/election-results-2019/es/resultados-nacionales/alemania/2019- 2024/

Parlamento Europeo. (2014). Escaños obtenidos por Alemania en el Parlamento Europeo en las elecciones de 2014. Parlamento de la Unión Europea. https://www.europarl.europa.eu/election-results-2019/es/resultados-nacionales/alemania/2014- 2019/sesion-constitutiva/

Parlamento Europeo. (2019b, julio 2). Los siete grupos políticos del Parlamento Europeo. Parlamento de la Unión Europea. https://www.europarl.europa.eu/news/es/headlines/priorities/parlamento/20190612STO54311/l os-siete-grupos-politicos-del-parlamento-europeo

Parlamento Europeo (2019, 25 septiembre). Resultados nacionales de Italia en las elecciones al Parlamento Europeo de 2019. Parlamento de la Unión Europea. https://www.europarl.europa.eu/election-results-2019/es/resultados-nacionales/italia/2019- 2024/

Parlamento Europeo. (2019, 25 septiembre). Resultados nacionales de Francia en las elecciones al Parlamento Europeo de 2019. Parlamento de la Unión Europeo. https://www.europarl.europa.eu/election-results-2019/es/resultados-nacionales/francia/2019- 2024/

Shuster, S. (2017, 25 septiembre). How Russian Voters Fueled the Rise of Germany’s Far-Right. Today Information Means Everything. https://time.com/4955503/germany-elections-2017-far- right-russia-angela-merkel/

Licencia de Creative Commons
Rusia como agente de desestabilización de la Unión Europea. Los casos de Francia, Alemania y las elecciones al Parlamento Europeo de 2019 by Paola Gálvez Hernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email