¿Qué papel debe desempeñar la UE en el nuevo orden mundial?

Autor: Pablo G. Pachá. Estudiante de Relaciones Internacionales y Economía

Unión Europea. Fotografía recuperada de Pixabay

RESUMEN

La economía ha sido el motor principal de Europa, su eje fundamental y telescopio para observar el mundo, la potencialización de la globalización marcó el inicio de un crecimiento comercial y económico acentuado, que limitaba los juicios políticos con el fin de no entorpecer el desarrollo económico. No obstante, la crisis financiera en 2008; una pandemia tediosa en 2020 y una guerra en Ucrania en 2022 han corrompido la globalización y el multilateralismo, y amenazan con cambiar el orden mundial ante la presencia de una nueva potencia en auge. La UE ha decidido por tanto replantearse su liderazgo y posición entre las potencias para preservar el mundo que conoce y defender sus valores a conciencia.

ABSTRACT

The economy has been the main engine of Europe, its fundamental axis and telescope to see the world, the boom of globalization set the beginning of a thriving commercial and economic growth, which limited political judgments in order not to hinder economic development. However, the worldwide financial crisis in 2008; a tedious pandemic in 2020 and a war in Ukraine in 2022 have corrupted globalization and multilateralism and threaten to alter the world order in the presence of a new rising power. The EU has therefore decided to rethink its leadership and position among forces to preserve the world it knows and conscientiously defend its values.

Para desempeñar un papel geopolítico relevante, la UE necesita aliados, recursos y una estrategia. Sin embargo, en un orden mundial mutable que cuestiona el multilateralismo y la globalización, ¿cómo podría la UE adoptar un papel más relevante y cuál debería ser? ¿Debe la UE replantearse sus aliados y posición para escapar de las guerras tecnológicas y comerciales bipolares entre China y EE.UU.? (Colomina, 2020)

Desde 1991, la posición de la UE en el mundo y sus movimientos geopolíticos se han caracterizado por ser tímidos, discretos y observados desde una lente económica, raramente involucrándose como unidad en decisiones políticas que pudieran resquebrajar el crecimiento económico. De hecho, en 2011, Richard Haass escribió que: “en el siglo XXI, la influencia de Europa en los asuntos más allá de sus fronteras será muy limitada”.

No obstante, según Max Bergman, la crisis de la Covid-19 podría haber ocasionado el despertar geopolítico de Europa. Su control efectivo de la pandemia con una ágil reactivación económica le otorgó prestigio y confianza mundial a la UE, lo que ha llevado a los líderes europeos a realizar una serie de decisiones inusualmente asertivas.  (Bergman, 2020). Desde entonces, la política exterior europea ha virado, y se han empleado las sanciones como poder coercitivo mucho más a menudo que anteriormente, para proteger los valores y principios democráticos que definen a Europa. Limitaron las exportaciones a Hong Kong tras la implantación de una ley “deplorable” de Seguridad Nacional china; impusieron sanciones cibernéticas a China, Rusia y Corea del Norte; condenaron las elecciones fraudulentas en Bielorrusia y han interpuesto sanciones a Rusia por la invasión Ucraniana.

Este cambio de perspectiva se debe principalmente a las consecuencias de la hostilidad entre EE.UU y China fruto de la presidencia de Donald Trump y la guerra comercial. Siguiendo el planteamiento propuesto por Graham Allison en 2015, la Trampa de Tucídides sugiere que la tensión entre una potencia hegemónica en declive y otra en ascenso puede concluir en una guerra fatal (Allison, 2015). El miedo a encontrarse en medio de esta encrucijada ha llevado a los líderes europeos a plantearse una autonomía estratégica, que exige que Europa defienda su soberanía y promueva sus intereses independientemente de los Estados Unidos.  (Bergman, 2020)

Esta autonomía estratégica estaría definida principalmente por la defensa de los valores y principios democráticos, así como de los derechos humanos. Otros autores/as han considerado también que la autonomía estratégica de la Unión no debe separarse de su política climática (Mark Leonard, 2021).  La transición ecológica se trata de un reto global en plena crisis del multilateralismo, por lo que la UE debería promulgar dicho multilateralismo si quiere alcanzar este objetivo eficientemente. La universalización de estos objetivos ha llevado a la UE a condicionar su acuerdos comerciales y económicas, su mayor fuente de poder blando, para hacer cumplir parámetros y estándares de acuerdo a los derechos humanos, la democracia y la política climática. 

Volviendo atrás, la estrategia seguida hasta el momento ha sido, como ya hemos mencionado: tímida y discreta. Un mecanismo o poder blando del que dispone la UE y emplea, se conoce como el Efecto Bruselas. La UE ha establecido estándares y normas que influyen en: qué productos se construyen y cómo se realizan los negocios, no sólo en Europa, sino en todo el mundo. El Efecto Bruselas sugiere que cuanto más grande y próspero sea el mercado de consumo, más probable es que las empresas exportadoras cumplan con sus estándares, se puede advertir que la UE puede transformar los mercados globales. Pero el tamaño del mercado por sí solo no explica todo. La UE también ha construido una amplia arquitectura institucional y aprovechando la voluntad política para hacer cumplir sus reglamentos. Bruselas tiene una autoridad sancionadora de gran alcance y la capacidad de prohibir productos o servicios del mercado de la Unión Europea. La perspectiva de tal exclusión disuade efectivamente las violaciones e induce al cumplimiento de las regulaciones de la UE. El Efecto Bruselas, por lo tanto, mitiga el declive de la globalización y, en todo caso, llena el vacío dejado por el multilateralismo menguante. (Bradford, 2020)

Sin embargo, el campo de batalla en el que pelea la UE podría moldearse, de tal forma que se erija en el nuevo orden mundial una plataforma o método por el cual la UE defendiera su autonomía estratégica. Richard Haass propuso en 2021 un nuevo concierto de poderes mundial, un órgano no vinculante y democrático conformado por las principales potencias actuales, con la colaboración y presencia del resto de organismos mundiales pertinentes, que supla las ineficacias del Consejo de Seguridad, y por el cual las naciones pudieran debatir y colaborar entre sí para garantizar la estabilidad en el siglo XXI (Haas, 2021). Esta alternativa se presenta a la UE como una oportunidad para conformar una fuerte unidad y definir un papel relevante e independiente en el Orden Mundial, donde contagie la lucha contra el cambio climático, preserve los derechos humanos y extienda en su justa medida los valores democráticos.

Finalmente, cabe preguntarnos ¿por qué es tan importante que la UE adopte este papel? Tras el inicio de la invasión a Ucrania, se ha hecho más que evidente el declive del liberalismo y de las democracias. La creciente fuerza de regímenes autocráticos, el retroceso de derechos individuales y la amenaza sobre el Estado de derecho que se extiende cada vez más; al mismo tiempo que la necesidad de cooperación internacional para abordar temas como el cambio climático y las pandemias nunca ha sido más evidente (Fukuyama, 2022). La UE es la única garantía que tiene el orden mundial para proteger el multilateralismo y no recaer en un nuevo orden de bloques donde se extermine la interdependencia y las relaciones con otras civilizaciones, matando así el progreso global. Si la UE reniega sus intereses estratégicos supondría que potencias más agresivas dominarían el mundo, dominando al final los fundamentos de la prosperidad europea.

8 Junio 2022

ISSN 2340 – 2482

BIBLIOGRAFÍA

Allison, G. (24 de septiembre de 2015). The Atlantic. Obtenido de La Trampa de Tucídides: ¿Estados Unidos y China se dirigen a la guerra?: https://www.theatlantic.com/international/archive/2015/09/united-states-china-war-thucydides-trap/406756/ 

Bergman, M. (20 de agosto de 2020). El despertar geopolítico de Europa. Foreign Affairs Magazine. Obtenido de https://www.foreignaffairs.com/articles/europe/2020-08-20/europes-geopolitical-awakening 

Bindi, F. (Ed.). (2010). La política exterior de la Unión Europea: evaluación del papel de Europa en el mundo . Prensa de la Institución Brookings.

Bradford, A. (3 de febrero de 2020). Cuando se trata de mercados, Europa no es una potencia que se desvanece. Foreign Affairs Magazine. Obtenido de https://www.foreignaffairs.com/articles/europe/2020-02-03/when-it-comes-markets-europe-no-fading-power.

Christiansen, T., «La fuerza de alianzas lejanas: las relaciones entre Europa y Asia en un mundo en transformación», en La búsqueda de Europa. Visiones en contraste, Madrid, BBVA, 2015.

Colomina, C. (2020). Una Unión Europea en Transición. Anuario Internacional CIDOB, 107-114.

Corratgé, L. A. F. (2021). El rol de Alemania ante la Unión Europea y su proyección estratégica a nivel global: Germany’s Role in the European Union and its Strategic Projection at a Global Level. Cuadernos de Nuestra América, (01), 13-13.

De Luna, A. (2000). La Unión Europea ante el siglo XXI. Rivista di Studi Politici Internazionali, 67(1 (265), 45-48.

Fukuyama, F. (4 de abril de 2022). Foreing Affairs Magazine. Obtenido de Un país propio: El liberalismo necesita a la nación: https://www.foreignaffairs.com/articles/ukraine/2022-04-01/francis-fukuyama-liberalism-country

Haas, R. (23 de marzo de 2021). El nuevo concierto de poderes. Foreign Affairs Magazine. Obtenido de https://www.foreignaffairs.com/articles/world/2021-03-23/new-concert-powers 

Kissinger, H. (2015). En H. Kissinger, El Orden Mundial (págs. 253-254). Debate.

Malmström, C. P. (7 de octubre de 2021). Una oportunidad para preservar el mundo que crearon. Foreign Affairs Magazine. Obtenido de https://www.foreignaffairs.com/articles/united-states/2021-10-07/chance-preserve-world-they-made

Mark Leonard, S. T. (9 de febrero de 2021). La UE no puede separar la política climática de la política exterior. Foreign Affairs Magazine. Obtenido de https://www.foreignaffairs.com/articles/europe/2021-02-09/eu-cant-separate-climate-policy-foreign-policy

 Sánchez, AJP (2022). El auge de China y la alianza EE.UU.-Europa a la deriva en la década de 2010: ¿Una década perdida para la Unión Europea? Cuadernos Europeos de Deusto , (03), 71-93.

Smith, J., & Taussig, T. (Septiembre/Octubre de 2020). El Viejo Mundo y el Reino Medio. Foreign Affairs Magazine. Obtenido de: https://www.foreignaffairs.com/articles/china/2019-08-12/old-world-and-middle-kingdom 

Licencia de Creative Commons
¿Qué papel debe desempeñar la UE en el nuevo orden mundial? by Pablo G. Pachá is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email