Ken Bugul: «no conocía mi condición de mujer hasta más tarde»

Autora: Fatoumata Dansoko Tall. Estudiante de Relaciones Internacionales.

Ken Bugul. Fotografía recuperada de: Flickr

“Estamos mil veces más emancipadas que las mujeres occidentales, pero nos quieren victimizar porque no nos reconocemos en sus lenguajes”

RESUMEN

La mujer es considerada como impulsora del cambio, motor de la familia, peón de la sociedad, transmisora de generaciones…Títulos que condicionan su estatus social y la hacen valorar como una persona más. Sin embargo, ¿Qué pasa cuando quiere dejar de ser todo eso y elegir su propia etiqueta?

Marito Mbaye Biléoma, alias Ken Bugul, ensalza la situación de la mujer africana en su país ,donde, al igual que la mayoría de las regiones del África Subsahariana, constituye el pilar económico de las familias e incita a las jóvenes a cambiar el rumbo de sus historias.

ABSTRACT

Women are considered as drivers of change, motor of the family, pawn of society, transmitter of generations. . . Titles that condition their social status and make them valued as a person. However, what happens when you want to stop being all that and decide to put on your own label?

Manitou Mbaye Biléoma, alias Ken Bugul, praises the situation of African women in her country, where, like most regions of sub-Saharan Africa, they are the economic backbone of families and inspire young women to change the course of their stories.

Desde tiempos inmemoriales, la mujer ha luchado por el reconocimiento de sus derechos y su desarrollo íntegro en pie de igualdad al del hombre en la sociedad. De entre esas voces de reivindicación, destaca la de Marietou Mbaye Biléoma, quien ha dedicado su tinta y papel a explorar y escribir el dilema de la situación de las mujeres en Senegal y de la diáspora.

Nacida en 1948 en Ndoucoumane (Senegal), aun colonia francesa en aquella época, Mariétou Mbaye fue abandonada por su madre en la infancia y creció en el seno de una familia conservadora polígama, al lado de su padre de 85 años y, años más tarde, siendo la vigésima octava esposa de un morabito de su pueblo. Durante su juventud, ha sido una de las pocas privilegiadas que consigue estudiar y seguir formándose en Europa y, como resultado, construirse una doble identidad: una mujer africana educada en la cultura Occidental. Así pues, en su primera novela, El Baobab que enloqueció (1983), relata su experiencia como mujer negra que busca definir los valores de libertad, feminismo y religión entre los dos mundos.

Posteriormente en Cendres et Braises (1994), la escritora reflexiona sobre su desarrollo personal y la búsqueda de la auto identidad. Poniendo el foco en su tierra natal ,destaca el papel de las mujeres senegalesas, encargadas de las actividades económicas para contribuir al bienestar de la familia y de las tareas domésticas y cuidados, sin la libertad de poder elegir por ellas mismas.

Desde entonces, su lucha constante y contagiosa energía hacen que en 2022, a sus 75 años, Ken Bugul siga siendo un modelo a seguir por su comunidad y comparta   tiempo y experiencias con los más jóvenes en un encuentro protagonizado por la asociación senegalesa Hahatay, como parte de las actividades de crecimiento de género celebrados en el emblemático 8 de marzo, Día Internacional de la mujer.

Durante su estancia, sus palabras han hecho eco del trabajo esencial que desempeñan las mujeres senegalesas en la economía de la comunidad y en el hogar, aun cuando muchas de ellas procedan de un entorno hostil y no puedan desarrollarse como ellas quieran. Ha defendido la necesidad de analizar la relaciones de pareja y exigir roles equitativos con los hombres, a quienes los califica como unos ‘’niños más de la casa a los que hay que cuidar”.

Como vigésima octava esposa de un líder religioso morabito, Bugul profundiza en la defensa de la práctica de la poligamia ante sus oyentes: ‘’No tengáis miedo de la poligamia, ya que ésta supone una herramienta para muchas mujeres al no tener que ocuparse en exclusiva de sus maridos y poder entonces desarrollarse personalmente. Eso sí, no lo aceptéis como una imposición: quien no esté a gusto en ese tipo de matrimonio, ¡que no lo aguante, que se vaya!”. Así mismo, afirma que el principal problema de la desigualdad de género en Senegal no es la poligamia, sino la contribución a la economía y el bienestar de la familia.

Entre aplausos, silbidos, comentarios y risas la última pregunta retumba en el encuentro: ¿Eres o no feminista?  Y su respuesta fue simple: ‘’ no soy feminista, soy africana. Aquí las mujeres somos unas jambaar’’ (guerreras y valientes, en lengua wolof), explicando que lo que entendemos como feminismo occidental no tiene nada que ver con la realidad de la mujer senegalesa.

«Estamos mil veces más emancipadas que las mujeres occidentales, pero nos quieren victimizar porque no nos reconocemos en sus lenguajes»

Ken Bugul, la que nadie quiere, ni siquiera la muerte.

 Ken Bugul es un seudónimo en lengua wolof que significa ‘’ la que nadie quiere, ni siquiera la muerte’’.  Lo adoptó para camuflarse ante las represalias de la publicación de su primera novela al generar una fuerte polémica por los temas que abordaba en su época. Se trata de un sobrenombre despectivo que en Senegal lo llevan las niñas que nacen después de dos abortos; sin embargo, una persona del evento decidió nuevamente bautizarla como «Ñépp bëgg nañu» (la que todos quieren, en wolof) bajo las admiraciones de una sala entregada a los mensajes de esta referente e inagotable jambaar.

23 Marzo 2022

ISSN 2340 – 2482

Bibliografía

Casa África. (1 de Octubre de 2020). Obtenido de Ken Bugul: https://www.casafrica.es/es/persona/ken-bugul

García-Sala, C. F. (14 de Junio de 2019). Mundo Negro. Obtenido de Ken Bugul, escritora senegalesa: «La ética es el nuevo orden mundial»: http://mundonegro.es/ken-bugul-escritora-senegalesa-la-etica-es-el-nuevo-orden-mundial/

M.Alcojor, A. (9 de Enero de 2017). porfinenafrica.com. Obtenido de Ken Bugul, una escritora en búsqueda continua de su identidad: https://porfinenafrica.com/2017/01/ken-bugul/

Licencia de Creative Commons

Ken Bugul: » No conocía mi condición de mujer hasta más tarde» by Fatoumata Dansoko Tall is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email