cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome
 980x100
Justicia Internacional Volver a "Justicia Internacional"

Laureano Oubiña sobre "Fariña": "Ese libro es un corta y pega"

NARCOTRÁFICO OUBIÑA | 22 de junio de 2018

Laureano Oubiña posa para los medios durante la presentación de "Toda la Verdad", un libro autobiográfico en el que narra sus memorias como contrabandista de tabaco y su detención por tráfico de drogas en la Operación Nécora. EFE

Madrid, 22 jun (EFE).- "Soy Laureano Oubiña y tengo más fama que fortuna". Así comienza resumiendo su vida el histórico narcotraficante gallego en su libro "Toda la verdad", un relato en primera persona y calzón quitado de sus años como contrabandista publicado a la estela de "Fariña", que es, dice, "un corta y pega".

Oubiña ha presentado hoy su libro en la asociación Francisco de Asís, un centro de reinserción de inmigrantes al que lleva acudiendo un año, primero cada día cuando disfrutada del tercer grado y dormía en la cárcel de Alcalá-Meco y ahora tres veces a la semana hasta que, en agosto, deje de estar en libertad condicional.

Allí, relata a Efe el padre Jorge de Dompablo, ayuda en la huerta y "habla con los chicos", 17 jóvenes incluido un extoxicómano con el que tiene mucha afinidad. "No se echan culpas, en el mundo de la droga todos lo han pagado muy caro", resume el sacerdote encargado del centro antes de mencionar los 22 años que Oubiña lleva entrando y saliendo de prisión.

En un jardín muy cuidado por los chicos, junto al huerto y con trasfondo de olor a pulpo encargado por Oubiña para la ocasión, atiende a los periodistas para hablar de este libro que escribió en sus "largos años en la cárcel".

"Me animé a escribirlo porque la mayoría de los medios no contaban lo que era la realidad de mis vivencias", resume, y añade, haciendo honor al título, que lo que cuenta es toda la verdad "y se puede comprobar".

Con su característica barba, ya canosa, el que eran considerado uno de los principales capos de la droga en Galicia dice arrepentirse "de muchas cosas", pero reconoce que "de nada sirve" hacerlo después de haber cometido un delito, "tiene que ser antes".

De "Fariña", el polémico libro de Nacho Carretero que le ha lanzado a la fama gracias a la serie homónima, Oubiña dice, con todos sus respetos, que "es un corta y pega" de artículos de prensa de aquellos años, recortes que, confiesa, él tiene archivados en una carpeta. "Sólo había que meter la introducción y el prólogo", resume.

No opina lo mismo de la serie, que ha denunciado y contra la que prepara nuevas acciones judiciales porque "está totalmente alejada de la realidad". De ella le molestan varias escenas, sobre todo la que muestra su detención en pazo de Baión.

"Ni fui detenido en el pazo de Baión ni nunca he vivido allí", comenta sobre la mansión que ilustra la portada del libro, en la que aparece una foto suya abriendo (o cerrando) sus portones.

Sus palabras se vuelven de cariño cuando habla del protagonista de la serie, Sito Miñanco: "José Ramón Prado Bugallo, no sé lo que hizo o dejo de hacer, pero era amigo mío desde chaval y lo sigue siendo", afirma rotundo, por lo que le ofrece toda su ayuda en lo que necesite.

A sus 63 años y con varios procesos judiciales a la espalda, dice vivir de los 367 euros de su pensión porque la mayor parte de su dinero se lo expropiaron o, mejor dicho, se "lo robó el estado español, el sistema judicial".

Sobre su actividad criminal, Oubiña defiende con vehemencia -"que quede bien claro"- que él solo ha traficado con tabaco y hachís, una droga que "no hace daño a nadie", y cree que la única solución al narcotráfico es legalizar las drogas, como ayer mismo comentó cenando, relata, con Antonio Escohotado.

"Despenalizando" estas sustancias (destaca la "contradicción" de que su consumo no esté penado y el tráfico sí) se conseguiría también, defiende, acabar con la situación en el campo de Gibraltar, "un problema muy serio" en el que Oubiña no ve la mano de los narcos gallegos.

Por lo que él ha visto en sus asiduas visitas a Galicia ahora que disfruta de la condicional, Oubiña no cree que los clanes de la droga sigan operando en su tierra natal: "No veo allí que haya narcotráfico", sentencia el otrora capo de la droga.

Justicia Internacional

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.