cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome
 980x100
Justicia Internacional Volver a "Justicia Internacional"

El Supremo confirma pena de 32 años por matar a su pareja y la hija de ella

VIOLENCIA MACHISTA | 13 de febrero de 2018

Fachada principal del Tribunal Supremo. EFE/Archivo

Zamora, 13 feb (EFE).- El Tribunal Supremo ha rechazado los recursos de casación de las acusaciones particulares y ha confirmado la pena de 32 años y medio de cárcel para un hombre que mató a su pareja y a la hija de ésta 2014 y escondió los cadáveres durante meses en un pozo del pueblo zamorano del que descendía.

La sentencia del Supremo mantiene la pena dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que a su vez redujo en cinco años y medio la condena inicial de la Audiencia Provincial de Madrid tras el juicio de jurado popular, al entender el TSJ que el crimen de la mujer no era un asesinato sino un homicidio.

Además de desestimar los recursos, el Supremo condena en costas a las acusaciones, que representaban en un caso a los padres de la mujer y en el otro a la abuela paterna de la niña muerta.

Los recurrentes habían aludido, entre otras cuestiones, a que no se habían valorado las pruebas relativas a delitos de maltrato habitual del condenado a su pareja y a la hija de ésta, pero el Supremo ha recordado que el pronunciamiento sobre el maltrato a la mujer es absolutorio.

Además, sobre tres actos de violencia sobre la niña, el alto tribunal ha indicado que dos de ellos son referenciales y el tercero, que la niña viera a su madre muerta a manos de su pareja, no constituiría delito contra la menor.

De esta forma, se mantiene la condena del TSJ, tribunal que desestimó los recursos del fiscal, la Abogacía del Estado y las acusaciones y atendió el de la defensa del acusado, R.A.R..

La muerte de la pareja del encausado fue considerada así como homicidio y la condena de catorce años de prisión en vez de los dieciocho iniciales impuestos por asesinato, al entender que no hubo premeditación en ese crimen, mientras que en el de la niña el TSJ mantuvo que era asesinato, pero rebajó la pena en seis meses, hasta los dieciocho años y medio.

El jurado consideró probado que la madrugada del 30 de junio de 2014 el zamorano Raúl A.R. estranguló a su pareja cuando se encontraban en el domicilio madrileño de la mujer, que ambos compartían los fines de semana.

Posteriormente, el hombre también dio muerte a la hija de su pareja, de 9 años, tras percatarse ésta de lo ocurrido.

El condenado trasladó ese mismo día los cadáveres en su vehículo hasta la localidad zamorana de San Vicente de la Cabeza, en la que sus padres tenían una casa y terrenos con un pozo.

El hombre decapitó los dos cadáveres al parecer para imposibilitar su identificación y los arrojó al pozo con peso y unas barras para evitar que salieran a la superficie.

El hombre condenado llegó a declarar ante la policía por la desaparición de las dos víctimas y negó conocer su paradero hasta que el 24 de noviembre de 2014, cuando fue detenido, confesó el doble crimen.

Justicia Internacional

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.