cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome
 980x100
Justicia Internacional Volver a "Justicia Internacional"

Argentina recuerda a Nisman tras tres años de su muerte y pide saber qué le pasó

ARGENTINA NISMAN | 18 de enero de 2018

Fotografía de la lapida del fiscal argentino Alberto Nisman durante una ceremonia en la que se recordó el tercer aniversario de su muerte en el Cementerio Israelita de La Tablada, en la provincia de Buenos Aires (Argentina) hoy, jueves 18 de enero de 2018. EFE

Buenos Aires, 18 ene (EFE).- La figura de Alberto Nisman fue recordada hoy en Argentina al cumplirse tres años de su muerte en una jornada en la que se exigió saber qué le ocurrió al fiscal, hallado con un tiro en la cabeza pocos días después de acusar a la entonces presidenta, Cristina Fernández, de encubrir a terroristas.

En una ceremonia en el Cementerio Israelita de La Tablada, en la provincia de Buenos Aires, donde reposan los restos del procurador, familiares, amigos y representantes de la comunidad judía homenajearon al fiscal con un minuto de silencio y una ofrenda floral.

"Detrás de este crimen de estado había un doble objetivo: uno era silenciar a Alberto Nisman", expresó en declaraciones radiofónicas la jueza Sandra Arroyo, exesposa del procurador y madre de sus dos hijas, Iara y Kala.

Para la magistrada, quitar del medio a Nisman también buscaba "condicionar la actuación de los jueces fiscales y la sociedad en general, demostrando qué les podía pasar a quienes se animaban a investigar al poder vigente", en la última etapa del mandato de Fernández (2007-2015).

Por todas estas razones, Arroyo planteó que la muerte de su expareja fue un "magnicidio" y debería ser considerada un delito de lesa humanidad.

Nisman, que al morir tenía 51 años, llevaba años encabezando la investigación del atentado a la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) de Buenos Aires en 1994, que dejó 85 muertos y que sigue impune, y es históricamente atribuido, por parte de la comunidad judía, a Irán y al grupo chií Hizbulá.

Cuatro días antes de aparecer con un tiro en la cabeza en el baño de su apartamento de Buenos Aires, el fiscal denunció a la mandataria, su ministro de Exteriores y otros colaboradores.

El fiscal aseguraba que la firma de un memorándum entre Argentina e Irán en 2013 escondía un pacto para encubrir a los sospechosos del ataque, entre ellos antiguos altos cargos del país persa, a cambio de favorecer el intercambio comercial bilateral.

Sin embargo, Fernández, actual senadora, reitera que ese pacto, que nunca entró en vigor, pretendía impulsar todo lo contrario: una colaboración conjunta para avanzar en la investigación del ataque tras la histórica indisposición de Irán para extraditar a los acusados.

Por esas acusaciones de Nisman, el actual titular de la AMIA, Agustín Zbar, expresó hoy, tras participar del acto en el cementerio, que su muerte está vinculada a la investigación del atentado y a la "impunidad" de la que a su juicio gozan quienes los planificaron y perpetraron.

La investigación del deceso del fiscal, en un primer momento acusada de irregularidades por la supuesta contaminación de la escena del crimen, pasó de ser calificada de "muerte dudosa" por la Justicia -sin determinar si se suicidó o lo mataron- a dar un giro después de que, en septiembre pasado, una junta de peritos concluyera que dos personas lo golpearon, drogaron y asesinaron.

Hasta ahora, por el fallecimiento solo está procesado Diego Lagomarsino, colaborador informático de Nisman, señalado como "partícipe necesario" del crimen.

La razón es haber aportado el arma con la que se consumó el delito por autores que aún no han sido identificados.

Según ha explicado en varias ocasiones Lagomarsino, que está en libertad pero controlado con una tobillera electrónica, la pistola se la pidió el propio fiscal para proteger a sus hijas.

La causa tiene además procesados a los policías custodios de Nisman, aunque en este caso por incumplir sus deberes como funcionarios al no haberle protegido.

Asimismo, de forma paralela, otra causa busca comprobar si era verdad lo que había denunciado el difunto procurador.

Hace poco más de un mes, un juez decidió procesar a Fernández -entre otros- y ordenó su detención, pero no pudo materializarse por contar con fueros parlamentarios.

Justicia Internacional

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.