cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome
 980x100

Las fuerzas gubernamentales recuperan el último gran feudo del EI en Siria

YIHADISTAS SIRIA | 09 de noviembre de 2017

A handout picture made available by Syrian Arab news agency SANA shows a damaged building in Deir Ezzor city, Syria, 03 November. EFE

El Cairo, 9 nov (EFE).- Las fuerzas gubernamentales sirias, apoyadas por milicias chiíes iraquíes, se hicieron hoy con el control de la ciudad de Albukamal, fronteriza con Irak y el último gran feudo del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Siria, donde los yihadistas han perdido recientemente dos ciudades en el noreste.

"La liberación de Albukamal tiene una gran importancia porque representa el anuncio de la caída del proyecto de 'Dáesh' (acrónimo árabe del EI) en la región", destacó la Comandancia General del Ejército y las Fuerzas Armadas sirias en un comunicado difundido por la agencia oficial de noticias, SANA.

Asimismo, calificó la recuperación de la localidad de "un avance estratégico para acabar con lo que queda de los grupos terroristas con sus diferentes nombres en toda Siria", donde opera también la exfilial siria de Al Qaeda y otras facciones islamistas.

Además, aseguró que las fuerzas armadas sirias "seguirán siendo el escudo de la patria y su muralla fortificada frente al terrorismo y los proyectos sionistas-estadounidenses, así como la defensa de la unidad y la seguridad de Siria".

La agencia SANA detalló que los efectivos del Ejército contaron con el apoyo de las milicias iraquíes Multitud Popular, integradas en las fuerzas de seguridad oficiales de Irak y lideradas principalmente por chiíes, y que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó ayer de que habían llegado a territorio sirio para sumarse a la ofensiva en Albukamal.

Las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, y sus aliados irrumpieron a primera hora de hoy en la localidad, donde se enfrentaron con los radicales, según SANA.

Por su parte, el Observatorio señaló que los combatientes del EI que permanecían en Albukamal se retiraron hacia otras zonas bajo su control en el este de la provincia de Deir al Zur, a través de corredores abiertos por sus rivales para permitirles la salida, después de negociaciones entre las dos partes.

Deir al Zur es desde septiembre escenario de dos ofensivas contra el EI que transcurren por separado: una del Gobierno, cuyas tropas están respaldadas por la aviación rusa, y otra de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), que cuentan con el apoyo de la coalición internacional liderada por EE.UU.

Tras la derrota de hoy en Albukamal, el EI solo controla el 30 por ciento de Deir al Zur, según el Observatorio, mientras que las fuerzas de Damasco son las que dominan más territorio, con el 38 por ciento de la región, y las FSD se encuentran en un 32 por ciento de la misma.

Además, el Observatorio señaló que en los pasados dos meses de ofensiva en Deir al Zur han muerto más de 800 civiles y unos 2.200 han resultado heridos, además de decenas de miles que se han visto desplazados o cuyos hogares han sido destruidos en los combates entre todas las partes.

Hace una semana, el ejército sirio proclamó la liberación total de la ciudad de Deir al Zur, capital de la provincia homónima y uno de los bastiones del EI en Siria, y estrecharon de esta forma el cerco en torno a los yihadistas, aislados en el este de esta región fronteriza con Irak.

Mientras, al otro lado de la frontera, las fuerzas iraquíes arrebataron el pasado 3 de noviembre al grupo radical la comarca de Al Qaim, fronteriza con Albukamal, hacia donde huyeron algunos de los combatientes desde Irak, según el Observatorio.

Las tropas iraquíes tomaron ese día el control del paso fronterizo de Hasiba, que había estado en manos del EI y a través del cual los yihadistas enviaban suministros militares a sus compañeros de armas en Irak.

El EI declaró un califato en junio de 2014 en los territorios que controlaba en Siria y en Irak, gran parte de los cuales ha perdido más de tres años después, y actualmente sólo tiene bajo su dominio un puñado de pueblos en la ribera del río Eúfrates y en la zona desértica entre Siria e Irak.

La ONU asegura que el conflicto en Siria se ha recrudecido en las últimas semanas

Ginebra, 9 nov (EFE).- La ONU alertó hoy de que el conflicto en Siria se ha recrudecido en las últimas semanas y que abundan los reportes de bombardeos y de nuevos desplazamientos de civiles en varias provincias, y precisó que la peor situación se registra en la localidad de Guta Oriental, en la periferia de Damasco.

"Estamos retornando a los días más desoladores de este conflicto. Hay de nuevo civiles en medio del fuego cruzado en demasiadas provincias y al mismo tiempo", declaró a la prensa el responsable del acceso humanitario a las áreas sitiadas en Siria, Jan Egeland.

Precisó que en Guta Oriental hay 400.000 civiles, principalmente mujeres y niños, a los que la ONU intenta llevar alimentos y medicinas con escaso éxito por tratarse de una área militarmente cercada, y que unas 400 personas necesitan una evacuación médica urgente.

Estas evacuaciones son de vida o muerte, aseguró el representante de la ONU, quien agregó que muchos casos corresponden a niños en tal grado de desnutrición que fallecerán si no reciben ayuda.

Egeland sostuvo que la ayuda entra a cuentagotas a los lugares donde los civiles más lo requieren y que si esto continúa "será una catástrofe total".

Las palabras del responsable contradicen el discurso del Gobierno sirio, que intenta transmitir una sentimiento de normalidad y de que la guerra civil está prácticamente en su etapa final tras la recuperación de los mayores centros urbanos que llegaron a controlar los grupos rebeldes y el grupo terrorista Estado Islámico.

Los últimos han sido Alepo (noroeste del país), Raqa y Deir el Zur (noreste), aunque distintos grupos rebeldes siguen presenten en áreas más limitadas en distintos puntos del país.

Sobre la contradicción entre el discurso de Damasco y el de la ONU, Egeland aseguró que aunque su descripción de la situación en Siria "suene diferente a lo que otros dicen, lo único que transmito es la verdad exacta y completa".

Aseguró que es "incontable" el número de personas que en los últimos diez días, particularmente, han sido víctimas de ataques aéreos, con morteros y muchos otros tipos de bombardeos.

De acuerdo a las cifras que maneja la ONU, entre 400.000 y 500.000 personas siguen sobreviviendo en áreas sitiadas, en su mayoría por las fuerzas gubernamentales, pero también por grupos armados rebeldes, y por esta razón prácticamente no hay ayuda humanitaria que les llegue.

Además, 2,9 millones de personas se encuentran en áreas calificadas por los humanitarios de "difícil acceso", lo que implica que reciben ayuda de forma esporádica, cuando las condiciones de seguridad lo permiten.

Egeland indicó que la ONU todavía no ha entrado a Raqa, que fue el feudo del Estado Islámico en Siria y que las fuerzas gubernamentales recuperaron en octubre, debido a que está infestada de minas y otros artefactos explosivos dejados por los terroristas.

Noticias

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.